Después de luchar durante más de una década para salvar la histórica propiedad de , los líderes de Cincinnati aprobaron un intercambio de tierras para poder salvar el lugar.

El concejal de la ciudad de Cincinnati, Christopher Smitherman decía:

“King Records es como la Harriet Beecher Stowe House para la música. Es un lugar magico.”

King Records era un estudio de grabación marvilloso que operaba desde un almacén en Evanston. Artistas fantásticos como , Bootsy Collins, Philip Paul y Otis Williams grabaron álbumes allí en los años 1940 y 1950.

Fundada por Syd Nathan, se convirtió en la sexta compañía discográfica más grande del país y también una de las más racialmente integradas. Los músicos trabajaron “en un momento en que los negros y los blancos ni siquiera hablaban entre sí”, dijo Smitherman.

King Records cerró sus puertas en 1971. Dynamic Industries eventualmente compró el edificio y planeó demolerlo antes de que los líderes de la ciudad se involucraran.

Durante años, la ciudad luchó para detener la demolición, incluso declarando la propiedad como un hito histórico en 2015.

King Records, ubicado en Evanston, colocó a Cincinnati en el mapa de la música estadounidense, iniciando las carreras de grandes artistas como James Brown.

Bootsy Collins es una de las muchas personas involucradas en salvar a King Records. Apareció en el Ayuntamiento en 2017, junto con varios otros músicos, pidiendo a los políticos que ayudaran a salvar el edificio.

Una vez que la ciudad sea propietaria de la propiedad King Records, los planes pueden avanzar para restaurar el edificio en ruinas a su condición original.