Bruno Mars se empeña en ser Michael Jackson, pero hace el ridículo en el intento, horrible, ridículo con la “petarda” Cardi. Esta es la lamentable actuación del ganador de los Grmmys 2018, con un disco que ni siquiera apareció l año pasado, sino en el año 2016.