El escándalo de Kanye West con promocionar la puñetera y famosa gorra roja de Trump está provocando casi una lucha entre artistas destinados a la confrontación política.