musica españolaLo acabo de leer en Billboard, que todavía es la “biblia” de la industria discográfica mundial.

Según la revista, con datos de la absurda y deplorable  Promusicae, la sociedad que reune a los sellos discográficos en nuestro país, las ventas en el primer semestre de este año han bajado hasta el infierno. Nada menos que un  30 por ciento. Es decir, la industria musical española está en la peor situación de los últimos 25 años, del último cuarto de siglo. Un escandalo. La ruina.

En los seis primeros meses, el dinero recaudado por venta de discos físicos o bajadas digitales, apenas supera los 80 millones de Euros. Como en la cuestión del paro, estamos en la cola de Europa.

[ad#adsense-250×250]Bueno, las cifras, el momento de la música española hablan por si sólas. Ha bastado un poco más de crisis para meternos en el infierno. Mientras tanto, el público está interesado en Belén Esteban y demás esperpentos . Pero los directores artíticos de las compañías españolas tampoco ayudan. Ahora mismo el disco más vendido en España es el de David de María. Me muerdo la lengua para no comentar el asunto.

La industria es muy culpable. No hay más que seguir la trayectoria y la gestión de Antonio Guisasola, el presidente de Promusicae (que nombre más estúpido). Pero los grandes medios y, sobre todo, las televisiones son culpables. Muchas ni pueden poner clips de canciones, porque no pagan ni a Promusicae ni a autores.

Así que ahora te dan un disco de oro con tan sólo 30 mil ejemplares. Niu cuarenta mil ni cincuenta mil como hace unos pocos meses. Sólo 30 mil y para muchas compañías es como soñar.

Es como si  esta “zapaterolandia” odiara a la música de actualidad, o como si la música fuera la misma peste. Increible.