En los últimos años, un número asombroso de músicos han asistido al gran concierto en el cielo.

La gran tragedia para la música comenzó con David Bowie , en enero de 2016. Antes de que ese año terminara, también perdimos a Glenn Frey de los Eagles; Maurice White de Earth, Wind & Fire; el productor y “quinto Beatle” George Martin; Merle Haggard; Leonard Cohen; Leon Russell; Billy Paul; y Sharon Jones, por nombrar solo algunos.

Dos miembros fundadores de la gran  Jefferson Airplane , es decir , Signe Anderson y Paul Kantner  expiraron el mismo día de enero. Tal vez las  muertes más impactantes fueron las prematuras de Prince , quien a los 57 años aún era un genio , y George Michael , que fue encontrado muerto en su casa el día de Navidad a los 53 años.

El constante luto se inició en el año  2013, cuando Lou Reed murió a los 71 años .

Las perdidas de este año incluyen a James Cotton, J. Geils, Chris Cornell, Gregg Allman, Chester Bennington, Glen Campbell, Walter Becker, Gord Downie y David Cassidy,  y hace poco el gran Tom Petty.

El año pasado, el baterista Carl Palmer perdió a sus ex compañeros de banda Keith Emerson, que se suicidó de un tiro,  y Greg Lake (cáncer) unos meses después, dejándolo como el único miembro sobreviviente del  supergrupo  Emerson, Lake & Palmer. No hay ELP. Se queda sólo la P.

Hay algo que nos  proporciona consuelo: Keith Richards sobrevivirá a todos.