jonas-brosDesde que el canal de Disney se metió en cualquier casa del mundo occidental, la máquina de generar estrellas para “teenagers” es implacable.

Ahí están los fenomenos de Hanah Montana, Hillary Duff, etc..

Pero es el fenómeno de los Jonas Brothers supera lo imaginable, hasta alcanzar hoy mismo el número uno de albumes más vendidos, acabar con el reinado de Black Eyed Peas y, de paso, ser portada en Rolling Stone, una revista cuyo público está muy alejado del fenómeno de los Jonas Brothers.

Por supuesto, que no vamos ahora a analizar los discos de Jonas Brothers, pero no son malos. No se trata de la típica  la basura a la que hemos estado acostumbrados muchos años con la porquería juvenil.

[ad#tradedoubler-300×250]Los hermanos han aprendido música, componen, tocan instrumentos y, aunque maquiavélicamente, aparentan ser sosos, se preocupan y aprenden de la música.

El numero uno no es casual. Estoy escuchando “Lines, vines, and trying times” y está repletos de excelentes hallazgos de música juvenil. Hasta el que fuera soberbio guitarrista de Duran Duran, John Taylor le ayuda en algunas pistas de seis cuerdas. Y “Paranoid” es un buen tema pop. Sin más.

Aún así es una pena que estas estrellas de la televisión, del canal de Disney no tengan el espíritu carismático de las bandas inglesas y americanas que nacieron con el sindrome del inconformismo.

Pero prefiero a los Jonas Bros. que a gran cantidad de basura que está metida en la lista de éxitos de cualquier país.

Abajo, el clip de su tema estrela “Paranoid”.