En la Navidad del año 1818, hace justo 101 años, un coro de la iglesia en Austria estrena  una nueva canción navideña para su misa de medianoche: “Stille Nacht!” más conocido como  “Silent Night” o ” Noche silenciosa “.

Si no hubiera sido  por un órgano de iglesia roto, el mundo quizás nunca hubiera escuchado uno de sus villancicos navideños más venerados.

Esta es la historia:

Los feligreses de la iglesia de San Nicolás en Oberndorf, Austria, han estado cumpliendo, pero sin poder oír  su órgano habitual  durante semanas .Así que realmente realmente se enfrentan a una noche silenciosa para la misa de medianoche e, n la víspera de Navidad. Para la noche silenciosa sin órgano de iglesia, Josef Mohr, el pastor asistente recién nombrado, recuerda un poema que escribió un par de años antes sobre el nacimiento de Cristo y piensa que podría convertirse en una canción.

Con la Nochebuena acercándose rápidamente, lleva el pqueño poema a su amigo Franz Gruber, un maestro de escuela y compositor aficionado. Gruber está encantado como músico  por el ritmo del poema y agrega una  de melodía de guitarra. Esa noche, Mohr y Gruber, respaldados por un coro, cantan “¡Stille Nacht! ¡Heilige Nacht!” por primera vez,

Mientras tanto, Mohr sigue esperando que se arregle ese órgano. Cuando el afinador y reparador  de órganos finalmente aparece para reparar el instrumento, el pastor le da una copia de la nueva canción de Navidad para llevarse a casa. A partir de ahí, dos grupos populares de cantantes folklóricos itinerantes, los Rainers y los Strassers, comienzan a tocar la melodía de sus viajes por toda Europa. En 1839, los Rainers se dirigen a un concierto en la ciudad de Nueva York e introducen “Stille Nacht!” a América, donde se convierte en “Silent Night”

El villancico se traduce a más de 300 idiomas en todo el mundo, pero en los Estados Unidos la versión más popular llega en 1935, cuando Bing Crosby lo  canta y se convierte en un enorme éxito mundial. Es todavía la canción más vendida de la historia.

El tema fue declarado patrimonio cultural  por la UNESCO hace seis años.