TOM DE KASABIANTom Meighan, el cantante de Kasabian, se ha enfrentado a los tabloides británicos que levitan con el fenómeno de Susan Boyle, la “triunfita” escocesa que ha vendido esta semana la increíble cifra de medio millón de ejemplares de su mediocre y revulsivo álbum, una colección de buenas o grandes canciones destrozadas por la voz angelical de una estrella de  concurso de los que arruinan la música con autentico talento.

Tom, que no hay quien lo pille, que posee caracter, dice que lo que individuos de la amoralidad de Simon Cowell es repugnate. Siente pena como una persona es arrastrada a ser estrella, cuando sufre y sabe que no lo es y, luego, la tiran o la inutilizan como si ya no valiera, porque se han equivocado.

“Es triste y repugnante lo que Cowell está haciendo con los seres humanos y su bochornoso Factor X. La música le importa un pito. Es el puto interés del negocio, el  sacarle dinero a una pobre mujer que sueña con imposibles. Si quisiera de verdad ayudarla no le haría eso. No me extraña que Susan llorara tras actuar por primera vez en Nueva York. Era el comienzo de su sufrimiento”, resume el cantante de Kasabian.

[ad#adsense-250×250]Hay más. Tom asegura que Robbie Williams es un enfermo, que las drogas se lo han llevado por delante y su figura no es más que patética.

Tampoco está muy de acuerdo que el último álbum de Kasabian haya sido elegido como el mejor álbum del año por la revista Q: “Son premios absurdos”.

Tiene razón en muchas cosas. Por ejemplo, que el último de su grupo no es precisamente el mejor del año. Me impresionó el álbum de debut, pero he perdido interés por este grupo.

Abajo, el tema que tanto les gusta ahora a los críticos ingleses.