Pe y Bardem, no tuvieron miedo al ridículo