El mejor tema del soberbio segundo disco de Let´s Eat Grandma , que tocaron en Barcelona.