Mientras que Rihanna hace un gran álbum con nuevas alternativas musicales, Beyonce se cierra en el extraño rap de estos días