LA EXTINCION DEL CASETE Y DE LOS REPRODUCTORES MUSICALES

Old classic audio cassette buried on beach sand.

La extinción del casete

Del vinilo al streaming pasando por el cd y el casete. Con la muerte de Lou Ottens, inventor de éste último, muere también una manera de escuchar música. También de emocionar. Julián Ruiz analiza la extinción.

LA EXTINCION DEL CASETE Y DE LOS REPRODUCTORES MUSICALES
Julián Ruiz, productor musical

La victoria del Muzak

Me impresionó el poder del llamado “compact cassette” cuando Keith Richards, de los Rolling Stones, reveló que el increíble sonido de la guitarra acústica de Street Fighting Man, la canción más política del grupo, había sido grabado en un casete porque lograba una compresión mágica.

O cómo Ringo Starr contaba que había podido ver al Maharishi gracias a haber oído en su contestador de casete un recado de George Harrison, a finales del mes de agosto de 1967, cuando murió Brian Epstein, el manager de los Beatles.

Antes, en 1965, había aparecido el “8 Track” para los coches, que sonaba mejor que el casete. Y en 1978 aparecía el famoso Láser Disco, un disco óptico del tamaño de un Long Play. ¡Que locura!

LA EXTINCION DEL CASETE Y DE LOS REPRODUCTORES MUSICALES

LA EXTINCION DEL CASETE Y DE LOS REPRODUCTORES MUSICALESPero fue el casete el que se convirtió en el enemigo número uno del vinilo, que reinaba desde el año 1888. Se impuso la piratería. Se podía copiar fácilmente un vinilo y los piratas reían. Al vinilo le dieron casi por muerto. Ahora se puede vanagloriar de su supervivencia.
Y en 1980, la Philips, la inventora del casete con la ayuda de Sony, se cargaba por fin la industria de la música. En 1981 ya se vendían los primeros CDs.

LA EXTINCION DEL CASETE Y DE LOS REPRODUCTORES MUSICALESSony, pocos años después, en 1986, lanzó el famoso DAT, con más del doble de frecuencias de muestreo que el CD. Nunca sacaron música en DAT. Sólo lo utilizábamos para mezclar la música en el estudio, en digital. Duró cinco años.

Seis años después, la Philips no se rendía con su invento del casete y lanzaba el Digital Cassete, apoyado en su sello discográfico Polygram. El casete nuevo se oía en calidad digital. Pero el viejo también se podía reproducir… Era un aparato francamente bueno. Cuatro años después la Philips dejaba de fabricarlo.

LA EXTINCION DEL CASETE Y DE LOS REPRODUCTORES MUSICALESSony no se rindió con su “medioinvento” del CD y lanzó su “walkman”, pero en CD, con el Mini-Disc. Sony dejó de fabricarlos en 2014. Otra oda al fracaso. Hace quince años, a la industria musical se le acabaron las ideas de fabricar más aparatos para reproducir música. El formato físico ya estaba muerto. El final estaba próximo.

Hace quince años, a la industria se le acabaron las ideas de fabricar más aparatos para reproducir música. El formato físico ya estaba muerto. El final, próximo

Desde los años 90 funcionan Apple Music, Spotify, etc. El streaming es la fuerza bruta y mayoritaria de la música actual. Las canciones se consumen on line. La repugnante paradoja es que el streaming –o retransmisión– data de 1920.

Era el sistema que oíamos en los ascensores y en las peluquerías: el Muzak. El mismo que se consume ahora. No por electricidad sino por digitalización a través de internet. Steve Jobs, de Apple, se equivocó cuando dijo:

“El modelo de suscripción para comprar música está en bancarrota y no se podrá salvar”.

Los genios también se equivocan. Y eso que Apple fue el ejecutor implacable de la muerte de la industria discográfica con el invento del iTunes.

¿Cuál será el futuro? Mi amigo y producido Tino Casal siempre me trató de convencer de que se hará música simplemente con los impulsos del cerebro conectados a una máquina. Me lo creo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.