LA ENVIDIA DE UN MEDIOCRE LLAMADO ALEX JAMES

llegaron a ser la gran joya de la corona de la EMI, los niños mimados. Los ejecutivos de aquella época- felizmente ya no están- se creían que tenían a los nuevos Beatles, a los o vaya usted a saber.
 Por lo menos, un grupo cuyos discos de catalogo se venderían por los siglos de los siglos.
En la actualidad, Blur es un grupo semidesaparecido, con el propósito de resucitar y ganar algún dinero. Y, desde luego, ni son los Beatles ni Queen ni Pink Floyd, vendiendo sus discos de los años ochenta y noventa. Más bien no venden nada ni son clásicos ni se les parece.
Hemos visto muchas veces a Blur en directo. Siempre nos llamaba mucho la atención lo malos que eran en directo, sonando con  casi todo desafinado y desde luego con un sonido que no tenía nada que ver con los discos.
Pero como músico, el peor era Alex James. Poca veces he visto a una bajista tocar tan fuera de tiempo, desafinado, algo horrible, de verguenza ajena.
Pues, bien, este mentecato musical, como todos los mediocres, destila una envidia patética. Acaba de publicar una declaracioenes en las que dice que - los actuales mimados de la EMI, ya no son Blur- todavía le parece un grupo mediocre, demasiado simple para su gusto musical, "demasiado ordinarios", como cientos de ellos, que existen por todo el mundo y que no los ha fichado una multinacional como la EMI.
James, en el patético paroximo, asegura que cuando en los años noventa tenía una compañía de discos jue a ver a Coldplay para ver si les fichajaba y que a los cinco minutos ya había decidido que no le interesaban para nada. Le pareció lo que sigue opinando hasta la fecha, que el éxito ha sido "cuestión de suerte".
No hay nada más que comentar.
Abajo, el "maravilloso" James, con su grupo Blur, en Madrid, y "Tender", en directo.