Reproducimos la entrevista que JULIAN RUIZ realizó a Ken Scott , el año pasado, hablando de .

Dos veces había visto en mi vida al gran Ken Scott, el gran ingeniero, batería, músico que grabó y produjo dos álbumes trascendentales en mi vida a comienzos de los años setenta.

Ken-Scott-Aladdin-Sane1-640x250

Son, naturalmente, Ziggy Stardust“ de David Bowie y “Transformer” de Lou Reed. Y nada más que conocerle, se lo dije y puso una sonrisa entre de satisfacción y sorpresa, porque n0 mucha gente se fija en los créditos de los discos y, ahora, imposible, porque no existen créditos en este mundo digital.

Ken Scott vive ahora en Los Angeles, aunque me dice que quiere volverse a Londres.

“Ya está bien de Hollywood”.
Tanto EMI como David Bowie decidieron que el productor e ingeniero de “The rise and fall of the Ziggy Stardust and the Spiders from Mars” fuera el encargado hablar de la edición del álbum en su 40 aniversario.

Además, Ken Scott ha escrito un libro fabuloso :”Abbey Road to Ziggy Stardust: Off-the-record with The Beatles, Bowie, Elton, and so much more”.

-¿Te acuerdas de cuando y como conociste a David Bowie?

-Por supuesto, en las escaleras de Abbey Road. Me lo presentó el productor Gus Dudgeon, que había producido “Space Oddity“, pero querían mezclarla otra vez. Eran los tiempos en que yo casi me iba hacia los estudios Trident y me hacía una nueva reputación, porque había participado en algunas grabaciones de los Beatles, George Harrison y John Lennon.

e868e53ceb1f4c409a189789ae911620

-¿Como era David Bowie en el estudio?.

-Un verdadero gentleman. Como es costumbre en él. Serio, decidido. Siempre sabía lo que quería. Y pienso que no era ni mucho menos un amante de los estudios. No le gustaban. Por ejemplo, nunca asistía a las mezclas definitivas. En realidad, grabábamos dos semanas, con un horario de dos de la tarde hasta la medianoche. Y, luego, otras dos semanas para las mezclas. Así fue. Nunca creí que “Ziggy Stardust” pudiera ser un disco de culto. Cuando lo grabábamos no nos dimos cuenta de ello.

-Exacto, porque quizá musicalmente “Hunk Dory” sea francamente superior, pero sin el gancho de la historia, de la frescura de la canciones de Ziggy. ¿Como te pidió Bowie que fueras su productor?.

-Bueno, le había dado suerte con “Space Oddity” y el tenía muy claro lo que debía hacer, siempre. Nos hicimos relativamente confidentes con la música cuando actué como ingeniero en ‘The Man Who sold the world‘. Al siguiente álbum, en “Trident”, con el nuevo magnetófono de seis pistas y todo los demás, me pidió que produjera “Hunky Dory”. Gran álbum. ‘Changes’, ‘Life on Mars’, ‘Quicksands’. Con Rick Wakeman tocando el maravilloso y famoso piano de “Trident”, donde se grabaría también ‘Cold Turkey’ y ‘Your Song’. Todos estábamos encantados con el álbum, pero su manager Tony de Fries, desde luego, que no.

6a0120a7b5f86a970b01538f08170e970b

-Y, ¿que pasó?

-A las pocas semanas de terminar “Hunky Dory”, me llama David y dice que tenemos que empezar la grabación de otro nuevo álbum. Me extrañé y le pedí una explicación. Me dijo que, simplemente, el nuevo álbum tenía que ser más “heavy”, con más guitarras y nada de arreglos sentimentales. Creo que me puso una muestra de lo que quería. Supongo que algo de Iggy Pop. Bueno, debía de ser el álbum que acaba de producir a los Stooges de Iggy Pop, “Raw power”. Hacia esa línea nos fuimos.

-Ya conocías algo del personaje que quería crear?

-No, para nada. Jamás me habló del personaje que quería crear. Además, no se pensó nunca como un álbum concepto. Igual que en el Sgt Peppers eran una serie de canciones.

-¿Era tan importante Mick Ronson?.

-Ronno era decisivo. Maravilloso músico. Increíble. Bowie le decía como debía hacer un arreglo de cuerda y Ronno era rapidísimo. Me acuerdo con el arreglo de ‘Moonage daydream’, que es mi canción favorita de Ziggy. Sabía los acordes perfectos para el arreglo de cuerda.

David-and-Mick-Ronson-in--003

Bowie y Ronson

-Esa es también mi canción favorita de Ziggy. Me gusta mucho el delay en la voz de Bowie, la reverberaciones. La gran guitarra de Ronson. Todo gracias tu gran trabajo.

-Sí, es formidable. Y está el famoso piano de ‘Trident’, que toca el propio Ronno. Poco después realmente el fue el productor de “Transformer” de Lou Reed. Incluso le creaba todas las canciones Lou y a David. Una pena de Ronno.

-¿Es cierto que David grababa su voz a la primera toma?.

-Sí, era increíble. No te lo podías creer. Por ejemplo, ‘Mononage Daydream’ la grabó en una sola toma. A la primera. Estoy seguro de ello, aunque han pasado cuarenta años.

-Podrías llegar a pensar que cuarenta años después volveríamos a hablar del álbum?.

-Decididamente, no. No me lo esperaba. No hace mucho hablamos de esos tiempos David y yo. No existe apenas memorabilia de aquellos días. Bowie no recibía visitas en el estudio. No quería perder mucho tiempo y sabía perfectamente lo que quería en cada preciso momento. Yo se lo traducía técnicamente.

ap_673951972582

-¿Te has visto recientemente con él?

-No, vive en Nueva York . Yo vivo en Los Angeles. Ya sabes que no le gusta viajar en avión. Así que…..

-Entonces, Ken, ¿con qué medio te comunicas con él?

-Por e-mail, naturalmente. Bowie, te puedo asegurar, no pierde su sentido del humor y su señorío. Se encuentra perfectamente de salud, como también me dijo Coco, su secretaria personal y su” productor” Tony Visconti, con el almuerza en ciertas ocasiones.

-Entonces, lo del Parkinson, lo del Alzheimer. ¿Inventos de la prensa?

-¿Sabes lo que ocurre?. David Bowie es una persona que cuando se centra en algo se vuelca tanto en su personaje que no quiere saber nada salvo de ese personaje. Cuando era joven era Ziggy Stardust, Aladin Sane, Thin White Duke, pero, ahora, ahora mismo, sólo quiere hacer bien su personaje el de: PADRE DE FAMILIA. Nada más que eso. Es cariñoso y siempre complaciente con Iman y tiene una predilección especial y cuida muchísimo la educación de su hija Alexandria Zhara Jones, que ya tiene doce años. Eso es lo que hace David Bowie en estos días. Ser ni más ni menos que un padre de familia.

Ken Scott tiene la misma edad que tenía David Bowie. Es afable y le guarda mucho cariño.