LA CARCEL DE PETE DOHERTY

Siempre con la policia de por medio

Me decía un irónico Richard Ashcroft que el talento de debía medirse por las rayas de coca que era capaz de aspirar.

Hoy, un tribunal de Londres ha vuelto a condenarle a la cárcel por evidencia clara de posesión de cocaína, a propósito de la investigación policial que se había abierto con motivo de la muerte de su amigo, el cineasta Robin Whitehead hace un par de años.

De nada le ha valido sus continuados comentarios de que él no suministró la droga a su amigo.

Tres años antes, otro de sus amigos, Mark Blanco había muerto como consecuencia de caerse desde un balcón en una fiesta de los Libertines.

Como vuelven a recaer sospechas, Doherty ha vuelto a apartarse de lo sucedido, pero la familia de Blanco quiere culparle de suicidio inducido.

Jamás me gustó Doherty ni los Libertines. Es el típico exceso de unos críticos más fiados en los que es “cool” que en la verdadera naturaleza de la música. Pero como novio de Kate Moss su música era “interesante”. Horrible.