Es más que posible que si no fuera uno de los hijos de Clint Eastwood no mucha gente le prestaría atención, pero no cabe duda de que Kyle Eartwood tiene mucho gusto para tocar el bajo y no canta mal.

Después de haber hecho para su padre la banda sonora de Invictus, de las muchas que ha hecho en estos últimos tiempos, Kyle se tomó muy en serio en hacer con su cuarto álbum un disco que expresara mejor y más convincentemente su faceta de artista, que la tiene.

Todo ha desembocado en “Songs from the chateau”. Kyle tiene mucha tradición europea y, sobre todo de París, gracias a su madre, la ex-modelo Maggie Johnson, pero también ha heredado del padre su gusto por el jazz y las expresiones artísticas.

Curiosamente, el mejor tema del nuevo álbum de Kyle se llama ‘Andalucia'. Como suena. Kyle quedó impactado por un viaje a Granada, a Sevilla. Es el tema que ha colgado en su propia página, como el más importante. No se equivoca.

La versión de abajo de ‘Andalucía' está grabada en un estudio de la radio.