Tuvo gracia cuando Adele agradeció el premio a la mejor cantante, que se lo había entregado Kylie Minogue. Adele dijo que  se sentía como una “drag-queen” a su lado. George Michael, al final, le entregó el segundo Brit a Adele, el de mejor álbum.