Habían sido invitados a participar en el concierto de Cardiff del próximo 8 de octubre, pero unas declaraciones de Gene Simmons, líder de , sobre el presunto pasado pedófilo de Michael han caído como un jarro de agua fría al Estate.

“No importa lo gratos que puedan ser mis recuerdos e imágenes de Michael, con una acusación de pedofilia detrás de otra y otra y otra… “, declaraba Simmons el año pasado – que de entonces es la cita que le ha costado el veto a Kiss- al Classic Rock Magazine.

La idea partió de los albaceas del Michael Jackson Estate. Como no son los organizadores del evento llamaron el lunes a los promotores del mismo “sugiriendo” la no conveniencia de la actuación de Kiss en Michael Forever: The Tribute Concert. A los promotores les pareció bien y así lo han expresado.

“Hemos escuchado a fans de Michael de haber sido alertados de estas desafortunadas declaraciones de Gene Simmons. Dadas las circunstancias estamos totalmente de acuerdo en que, a pesar de que Kiss era una banda que Michael admiraba, no nos queda otra elección que eliminar la invitación para que aparezcan en nuestro concierto de homenaje”.

En conclusión, sigue el despropósito de un homenaje a Michael Jackson que se va a celebrar en el peor momento posible, mientras se celebra el juicio del médico y asistente personal de Jackson, Conrad Murray. Que actúen o no Kiss es insignificante, anécdotico. Casi un chiste.