Una de las mejores canciones que se pudieron escuchar ayer noche en el Estadio Olímpico. al frente de los Kinks. Año 1967.