La enorme canción de Ray Davies, quizá la mejor de los Kinks, se convierte en la esencia de un musical sobre el grupo.