screen-shot-2015-02-19-at-5-22-30-pm

La ex bajista de Sonic Youth ha ratificado su poca simpatía hacia Lana del Rey. Ha reiterado lo ya expuesto en su autobiografía “Girl In a Band”.

En un capítulo del libro, Kim Gordon pone a Lana del Rey si no de mema sin solución, si de impostora, de haberse creado un personaje. Este es el párrafo que le dedica en el libro:

 “Hoy tenemos a alguien como Lana Del Rey, que no sabe lo que es el feminismo, que cree que significa que las mujeres pueden hacer lo que quieran, que, en su mundo, se inclina hacia la autodestrucción, ya sea acostándose con asquerosos hombres mayores o siendo violada por una panda de moteros. No estarían mal sueldos equiparados y derechos igualitarios. Obviamente se trata de un personaje. Si realmente cree que es bonito que los músicos jóvenes se pierdan en una espiral de drogas y depresión, entonces, ¿por qué no se quita de en medio ella misma?”.

15JPDELREY1-articleLarge

Ahora, en una entrevista con MOJO, ha dicho que no le gusta nada de ella y que es la Chris Isaak femenina (suponemos que por aquello de la extremada afectación), y ha echado más leña al fuego a la frágil, fantasmagórica, Lana.

El problema de Kim – que se declara feminista- con Lana se remonta a una cita de la cantante de “Born To Die”, en la que decía: “Soy una feminista. Creo que las mujeres pueden hacer lo que quieran”, aunque  la verdadera cita es: “Mi idea de una verdadera feminista es una mujer que se siente lo suficientemente libre para hacer lo que quiera”.

Una cita que no le gusto a Kim nada:

“Sí, por supuesto. Cualquier persona puede hacer lo que quiera. Pero tú tienes que asumir la responsabilidad de tus acciones personales como mujer”.

kimgordon-616x440

A Kim tampoco le gusta la imagen de artista atormentada, oscura, melancólica, predestinada a sufrir y morir joven:

“¿Realmente piensan los jóvenes músicos que deben arder en llamas? No me gusta toda la cosa autodestructiva. Ese video de ‘Ride’ era tan inquietante. Creo que es extraña y afectada”.

ad7064a7

Kim Gordon no es ya ninguna niña y no está para chorradas de “poseur” de plástico.