Herzog y los Killers posan antes de la actuación en el Teatro Paradise del Bronx, que de momento, se ha salvado de su demolición.