Ken Rusell, el director de la película Tommy, de Los Diablos, de La Casa Rusia y un revolucionario del nuevo cine pop de los años sesenta, ha muerto en Londres, en un hospital, con 84 años. Ha muerto dormido. Lo mejor. Aquí, con Ann Margret, en el rodaje de Tommy.