Keith Richards recibe el premio Brass Balls, un premio de indiscutible humor. Para el guitarrista, con 67 años, este premio era más importante que muchos discos de oro que ha ganado.