YA ESTA EN SU CASA DE CONNETICUT y observa sobre aquellos días , en sus comienzo, con la BBC:

“Estábamos tratando de disfrazar nuestro terror por actuar en la BBC. Había mucha adrenalina y muchos nervios”.

Los nervios, sin embargo, no duraron mucho.

“Una vez que salías a escena , eso ya dejaba de dejarnos factura.  Eso es lo que pasa siempre  con los Rolling Stones .Una vez que comenzamos a tocar , perdíamos los malditos nervios.  Todavía ocurre, bendiga sus corazones. Acabas y tienes ganas de comenzar a actuar otra vez. Acabamos de terminar la gira  y ya me gustaría que hubiera algunos shows más”.

En aquellos días, la BBC se negaba a que los grupos o artístas  pudieran reproducir grabaciones de estudio . En cambio, el servicio de radiodifusión del gobierno británico insistió en que los artistas grabasen en directo , diferentes versiones para televisión y radio.

El resultado es que la BBC creó un tesoro de versiones alternativas en vivo y en estudio de algunos de los mayores éxitos de los años sesenta, incluidas incluso versiones de algunos grupos de canciones que nunca aparecieron en vinilo.

Keith Richards recuerda:

La BBC nos quería y no sabíamos realmente por qué o qué estábamos haciendo. Estábamos tocando blues en los bares, por el amor de Dios, pero luego conseguimos un éxito entre los diez primeros y de repente nos convertimos en la otra alternativa a los Beatles”.

Opina sobre lo que escucha en “On Air”, ahora cincuenta años después:

“Cuando lo escucho, escucho mucha energía y entusiasmo, pero  luego , en reposo quisiera entrar y volver a mezclarlo. Pero no había remezclas entonces.Piensas, creías,  por la manera que  te criaron en Londres, que la BBC sabía siempre lo que hacía Entonces llegas allí y descubres que no tenían ni idea de cómo grabar una banda como esta”.

Sus primeros recuerdos:

“Lo primero que recuerdo de mi encuentro con la BBC fue que había un tipo: Micphone Control Man. Tenía un gran bigote, como un oficial en la RAF . Me dijo: ‘Si tocas ese micrófono, te decapitaré'. No sabía qué haría con él de todos modos, pero no tenía más idea que nosotros “.

Sin embargo, aunque la calidad de las grabaciones “On Air” varía considerablemente, y algunas son monoaurales mientras que otras son estéreo, muchas suenan notablemente nítidas, limpias y potentes. Parte de eso se atribuye a un proceso de “separación de fuente de audio” que los ingenieros de Abbey Road Studio utilizaron para sacar más fidelidad de las cintas originales de la BBC.

“En aquellos  espectáculos no tenías idea de lo  qué estaban captando los micrófonos y qué salía realmente de la radio. Acabas de alabarlo y esperabas lo mejor. Al escucharlo ahora, creo que capturaron el espíritu de todo. Podría discutir si Brian fue demasiado ruidoso o no, pero aparte de cosas como esa, creo que es un disco fascinante” 

Sin embargo, Richards advierte:

“Para mí es difícil imaginar que la gente quiera escuchar las grabaciones en vivo de la BBC de los Rolling  Stones de 1964, 5 o 3 o lo que sea. Lo que puedo decir es que me sorprende que haya tanto interés en ello. Y que ustedes saben más sobre nosotros  mismos”.

De hecho, “On Air” constituye algo así como un complemento del álbum “Blue & Lonesome” del año pasado, el homenaje de The Stones al clásico blues americano, R & B y música soul .

Estoy muy contento con el último álbum, el álbum de blues. Fue una de las cosas que sentimos que teníamos que hacer, pero funcionó realmente genial”.

– ¿Eso significa que podríamos ver una secuela ?.

“Estamos trabajando en algo nuevo , material que estamos grabando  ahora. Hay un nuevo álbum en proceso. Lentamente lo estamos realizando”.

En cuanto a otra colección moderna de sus números de blues antiguos favoritos, Richards lanzó otra risa lasciva y dijo:

“Voy a sonar como Trump :estamos trabajando en ello”

(Cortesía L.A. Times).-