Como el álbum no está vendiendo mucho, Katy  Perry se ha convertido en uno de los tres jueces en American Idol, junto con Lionel Richie y Luke Bryan.