Extraordinaria . Es impresionante que a sus 53 años todavía tenga las agallas, el enorme talento y la imaginación de hacer un album de Navidades , pero no  un album de “christmas” como todos hacen, sino que se convierte en una apología de la nieve, de los meses de invierno e incluso una rendición al famoso Yeti, el abominable hombre de las nieves, en la sensacional Wild Man, que fue numero uno de la lista de favoritos de PLASTICOS Y DECIBELIOS.

En poco más de una hora, lo que dura 50 words for snow , Kate Bush recurre a sus famosos rueda de acordes con el piano, desnudos, intrincados, sublimes.  No  experimenta mucho en esta ocasión. Pasa de  aquellas revolucionarias tentaciones electrónicas, que le llevaron incluso a ser una maravillosa y prodigiosa experta de los “samplings” con su inicial Fairlight.

Esta vez, salvo en el tema que da título album, apoyada en un genial Stephen Fry, apenas trata de aterrizar en territorios poco conocidos.

Es maravilloso el inicio con Snowflake , por la produndidad del piano, la elaboración de melodía tan bella y el bellísimo arreglo de cuerda, pero cuando el album se vuelve autenticamente revolucionario es cono el inicio de Wild Man .

Portada del décimo album de Kate Bush

Ahora sabemos que ese “Yeti-hombre salvaje” no es otro que el magnífico Andy Fairweather Low , gran guitarrista- cuantos años con Clapton- y maravilloso cantante. Andy se convierte en el porteador nepalí que puede ver al Yeti. Maravilloso, maravilloso.

El dueto con Elton John en Snowed in at Wheeler Stret es increíble. Uno de los mejores duetos de ese estilo, parecido a Don´t give up con Peter Gabriel.

Es una enorme canción de una belleza extraodinaria. Un tema para dos pianistas como lo son los dos. Es dramático y produndo el final al “no querer perderse” el uno al otro.

Y,luego , está Stephen Fry, casi de interlocutor para acertar 5o palabras metafísicas sobre la nieve. El ritmo es increíble. La percusión perfecta con el gran batería Steve Gadd.  Y la tensión del tema que no quiere rerlajarse.

Acaba esta pequeña obra maestra, indiscutiblemente uno de los albumes del año, con Among Angels, otra melodía ,selectiva, de enorme calidad.

De verdad, siempre me sorprende esta mujer. No me lo puedeo creer. Puede ser tan desesperante en querer hacer un disco, pero cuando lo hace te deja con alegría en tu alma, porque la música está por encima de modas y enfrentamientos digitales. Impresionante.

Las comparaciones son odiosas, pero cuando escuchas a Bjork en su último album y te enfrentas a este disco de la nieve, realmente piensas que el Yeti debió secuestrar a Bjork.

Abajo, el anuncio del album