Desde hace años, Kanye West menea el árbol para que caigan las castañas de la publicidad. Desde que se atrevió a avergonzar a Taylor Swift, sabe que la propaganda es una buena amiga para todo lo que decida resolver a favor de su carrera.

Esta vez, creo que Universal, en América, se protege ante una polémica que pudiera resultar nociva. Con Obama en el poder, la cuestión blanca y negra crea demasiada polémica trascendente.

Pero, claro, prohibir, siempre debería estar prohibido. Kanye West se ha quejado en su medio favorito, twitter, que no le ve ninguna mala intención a aparecer él mismo, con su fenix blanco -que no un angel, como parece- , además a través de tan sólo un dibujo. Le parece desproporcionada la resolución que ha adoptado su compañía de boicotear la portada.

Portada prohibida, que parece si se publicará en Europa y Sudamerica tal cual en  el nuevo álbum, titulado “My beautiful dark twisted fantasy”.

Kanye West ha llegado a denunciar que le parece un escandalo que no prohibieran la de Nirvana, con un bebé desnudo u otras barbaridades morales. Le ha sentado mal. Y es que ya le habían tumbado el título anterior para el album, “Good ass job”. En fín …

De momento, se limita a anunciar a bombo y platillo que su mini film de veinticinco minutos de duración que ha realizado para su sensacional tema ‘Runaway' ya está preparado y que veremos el estreno el próximo sábado.

Kanye West está con más ansiedad que nunca . Es probable que no sea una buena amiga, en su talento como artista.

Abajo, ‘Runaway'.