Kanye West, con muchos kilos de más, trata de jugar al beisbol, delante de su hijo.