Debería haber sido una semana triunfal para Justin Timberlake, pero todo le salió mal. Tanta avaricia por el éxito, que le ha salido mal la entrada de su nuevo álbum y todo el mundo le ha criticado hasta la saciedad por su actuación en la Superbowl.

Se dice que Justin Timberlake está al borde dE una fuerte depresión.

Estas son algunas críticas sobre su mediocre nuevo álbum: 

“Nos acercamos al duodécimo año de la esperanza  nacional de que Justin Timberlake llegue a ser algún día una estrella , esencial en el pop”. [ New York Times ]
“Oyes el disco y te encoges de hombros. No hay nada”. [ Stereogum ]
“No hay ningún refugio en las letras, que en muchos lugares engendran la misma mezcla de emociones que enfrentarías al visitar a tus padres teniendo relaciones sexuales”. [ Pitchfork ]

Sobre su actuación en la Super Bowl:

“Estéticamente y éticamente, la magia de Timberlake no hubo.  Parecía que había lanzado el hechizo equivocado, haciéndose invisible dentro de enjambres de bailarines”. [ NPR ]
“Era un hombre en la hierba, revolviendo sus archivos para encontrar cualquier momento que pudiera conectar con una audiencia que, en gran parte, no había vivido con su música”. [ Time Magazine ]
“El espectáculo casi ha terminado. Y luego lo es. Y nos invade un sentimiento de solidaridad, una sensación de certeza de que todos acabamos de presenciar algo inequívocamente decepcionante”. [ Washington Post ].

La reacción se siente más profunda  que un comentario sobre su música. Hay  burla y  crueldad que parece personal, como si la gente tuviera un resentimiento persistente hacia Justin , y de repente se les ha dado la licencia para expresarlo.

Es como si se la tuvieran jurada por estas cosas.

Se remonta a su relación con Britney Spears. Después de que se separaran, hizo música y videos que cambiaron su historia y le dijo a varios entrevistadores que había sido el protagonista de haber acabado con la virginidad de Britney , un detalle personal que no era suyo para poder  compartirlo.

También se recuerda qu en ningún momento apoyó  a Janet Jackson , después de ser el culpable  exponer su pecho a millones de televidentes en el Super Bowl del 2004.

“La actuación del Super Bowl invitó a la gente a reflexionar sobre el momento en que Justin arrojó a Janet Jackson debajo de un autobús, y lo que eso dijo sobre la raza y el género”, denuncia  Peter Robinson, editor de Popjustice.

Protagonizó la última película de Woody Allen, Wonder Wheel, pero pareció no considerar las implicaciones morales de trabajar con el director, quien ha sido acusado de abuso sexual por su hija adoptiva.

Sobre el lanzamiento de su último disco, un crítico apuntaba :

“Fue como un anuncio de colonia.Y fue un error para él publicar eso antes de que hubiera música, porque instantáneamente hacía que la gente pensara que estaba en otro mundo”.

Encima este tema en Instagram sentó mal a todo el mundo por machista:

“El último álbum de Timberlake  es precisamente lo que sucede cuando el pasatiempo favorito de una estrella del pop es el golf”.