justin dijo que una intoxicación con alimentos fue lo que le obligó a abandonar el escenario por segunda ocasión durante su gira por Sudamérica.

Pero, en esta ocasión,  fue abucheado por la multitud en el estadio River Plate de Buenos Aires, entre la que había personas que pagaron hasta 320 dólares para ver a su ídolo de cerca.

“No me siento muy bien, creo que no tengo energía”, le  dijo al público al tiempo que se disculpó y mandó besos antes de salir del escenario, cabizbajo.

Justin Bieber publicó una foto en Twitter en la que se veía recibiendo fluidos intravenosos, y su mánager Scooter Braun, salió en su defensa el lunes con un comunicado en el que niega que Bieber se haya ido de parranda durante el fin de semana.

Braun dijo que la intoxicación de Bieber fue tan grave que pasó ocho horas con una aguja intravenosa antes del concierto del domingo y que los médicos le aconsejaron que cancelara, pero que el joven astro no quería desilusionar a sus admiradoras.

El concierto comenzó a las 4:30 p.m. y ya se habían presentado todos los artistas teloneros cuando Bieber se sintió lo suficientemente bien como para salir al escenario pasadas las diez de la noche, una hora y media más tarde de lo planeado. Después cantó por “casi una hora” antes de que se diera por vencido, dijo Braun.

Braun también escribió en Twitter un mensaje en el que decía que el cantante “había tenido una noche difícil pero lo enfrentó como un hombre que se toma las cosas en serio y se preocupa más por sus “believers” que por él mismo. Estoy muy orgulloso, ¡vamos a regresar!”.

En ninguna de sus declaraciones el mánager mencionó la serie de problemas que ha ido generando la gira de Bieber. Tampoco respondió de inmediato a una solicitud detallada de información en relación con estos incidentes.

Justin Bieber tiene ya  19 años y no acepta sus responsabilidades.  También se retiró del escenario en Brasil y terminó anticipadamente su concierto cuando alguien le arrojó una botella de plástico.

En Colombia , Bieber también pintó un graffiti, pero en ese país la policía lo escoltó mientras pintaba, pues lo hizo en medio de una avenida y temían por su seguridad. Las autoridades colombianas han tenido que responder al caso desde entonces.

En Argentina sus admiradoras hicieron tanto escándalo afuera del hotel Faena, que Bieber tuvo que marcharse. Después voló a Córdoba para un concierto el viernes por la noche y todavía se sintió bien como para llevar a su séquito a un club nocturno de Buenos Aires la madrugada del sábado.

Pero aceptar compromisos, nada de nada.