De esta guisa se metió en el set Adam Sandler el bueno de Justin Bieber, en medio de las risas.