La historia es Billy Joel ni quería grabar esta canción, el mayor éxito de todos los tiempos en su carrera, pero el gran Phil Ramone, como productor, le convenció e hizo una obra maestra como productor