HACE YA UN AÑO  Y …. Siento como nadie la muerte de . Su música será eterna. Como persona, su complicado carácter, su eterna timidez, le hizo conformarse como un ser inasequible. Pero tengo mis recuerdos muy vivos de Roger Nelson, su verdadero nombre.

Recuerdo que a comienzos del mes de febrero de 1994 me dicen que Prince ha elegido a una española como “la chica más bella del mundo”. Además, presenta su nueva canción en Paisley Park, su cuartel general en Minniapolis, a unos sesenta kilómetros de St. Paul.

last photo of prince alive

Había elegido el día de los enamorados para el evento. Dos días antes viajo con mi amigo Lucas Holten de Warner y la chica más guapa del mundo, que no es otra que Paz Gómez, que luego siguió una discreta carrera cinematográfica. Cuando llegamos a St. Paul caía una hermosa tormenta de nieve.

En plena batalla contra su propia compañía, Prince había logrado que una de sus mejores canciones ni siquiera la publicara su propia multinacional, sino una pequeña independiente llamada Berllmark, pero con su nuevo sello NPG. Eran las típicas chorradas de Prince que me hacían desistir de que realmente era un genio.

La fiesta fue un disparate. Nos citaron a las nueve de la noche y hasta las dos de la madrugada no apareció “la chica más bella del mundo”, que no era sólo Paz Gómez, sino otras cuatro candidatas. Una macarrada. Prince no apareció en el escenario de Paisley Park hasta cerca de las cinco de la mañana. Una hora después decidí volver al hotel. Estaba agotado. Pero Paz Gómez se quedó allí. Prince quería conocerla.

Prince - The Most Beautiful Girl In The World

A la mañana siguiente, Paz me contó lo que sucedió con Prince la noche anterior. Había estado en el “santo santorum” del cantante, en el piso superior del enorme complejo, que se suponía era su dormitorio. “Pero, no, no hubo nada sexual. Entre otras cosas, porque estábamos todas las chicas que había seleccionado. A todas nos encantó el techo de cristal de la habitación y como podíamos ver todas la estrellas, aunque estaba amaneciendo. Por todos lados, había sólo aparatos de música”.

La extraña aventura erótica de Paz Gómez no me había extrañado en absoluto. Tres años antes había hecho una buena amistad con la cantante californiana Martika, aunque cubana de origen y me había contado una aventura similar. En 1991, Prince parecía enamorado de Martika y le compuso y produjo lo más importante de su álbum “Martika´s Kitchen”. “Viví en Paisley Park durante una semana. Grabábamos y ni me tocaba. La noche antes de llamarme, me llamó a mi habitación sobre las dos de la mañana. Me dije a mí misma , este por fin quiere sexo. Y allí estaba yo en aquella gran habitación misteriosa con el techo de cristal. Prince estaba muy sensitivo y cuando me cogió la mano creía que iba a comenzar a hacerme el amor. Pero, no, me sentó y me puso una canción que decía que me había dedicado con todo su amor. Y eso fue todo”.

Se han cumplido 30 años de ‘Purple Rain‘, la mejor película de rock de la historia y uno de los mejores discos. Pero todavía hay muchas historias desconocidas alrededor.

Una noche de la primavera del 1988 , en el programa de ‘Plásticos y Decibelios' recibí a una mujer exuberante, increíblemente dotada, que encima enseñaba su cuerpo con generosidad. Era Apollonia Kotero, la protagonista de “Purple Rain” .
purple-rain-apollonia
Con su terrible acento mexico-estadounidense, Apollonia me contó muchas cosas cosas, sabrosas anécdotas del rodaje de la película y sobre todo anécdotas íntimas de Prince. Por ejemplo, me juró por su dios que Prince jamás se acostó con ella, pero que tenía celos desproporcionados con los que se acercaban a su alrededor. Apollonia también me subrayo que en aquellos días, “su chico” era Dave Lee Roth, el cantante de Van Halen y que Prince le prohibió volver a salir con él, para que no estropeara la publicidad de la película. También recordaba que Prince tenía muchas peleas con sus mánagers. En cambio, el cantante hacía con el director del filme lo que le daba la gana.

El perfil propagandístico de mayor aventurero erótico del pop llegó al paroxismo unos pocos meses después, cuando nos citó en un restaurante parisino del Bois de Boulogne. Posiblemente, el lugar más famoso del mundo por sus putas. Antes era así. Fue un cena en el conocido restaurant Longchamp.

Era la madrugada del 7 de junio de 1988 conocí a su majestad Prince. Como puñeteros cortesanos, se nos hacía pasar uno a uno, en fila india, se nos permitía pronunciar nuestro nombre y él nos estrechaba la mano. A mí no me tocó ni una sonrisa. El problema era que Prince era extremadamente pequeño y delgado. Si le daba la mano a una persona alta, lo pasaba muy mal. Así que le hice una sola pregunta :”¿Hablaba ya español’, dado que todas sus “conquistas” Apollonia, Sheila E., Ingrid Chaves ,Carmen Electra, Martika y ahora Mayte García eran de origen hispánico”. No recuerdo lo que me contestó. En definitiva, que no, que le era muy complicado.

Pude comprobar minutos después que a Sheila E. tampoco le había tocado ni un pié. Sheila es una mujer exuberante, hija del percusionista de Carlos Santana, Cooke Escovedo y me contó con su acento portorriqueño que Prince no había pasado de una relación estrictamente profesional y que, francamente, le había decepcionado en el otro sentido.

4b507a95119cd9328dfeacc9d3f456bb

Dos años después estuve con Prince , en su suite del hotel Palace, en los días en que actuó en el Vicente Calderón de Madrid. Eran las siete de la mañana. Así me enteré que es un auténtico vampiro, que sólo dormía durante el día. Enganchado a la heroína, sólo se alimentaba de dulces.

Cuando pudimos grabar el concierto de Madrid hice amistad con Jim Serra , su ingeniero personal y especialista en grabarle la voz a Prince. Jim me contó otra desconcertante aventura erótica del maestro. Era el tiempo en que Prince grabó la primera banda sonora de “Batman”. Para uno de los temas, quizá el mejor, “Scandalous” había conseguido que Kim Bassinger cantara un poco o gimiera sexualmente. A mitad de una toma, Prince vertió miel sobre el cuerpo de la Bassinger. Jim se puso nervioso y no daba crédito de como Prince empezó a chupar la piel melosa de la actriz. Prince le contó a Jim días después que la miel sobre la piel de una mujer produce una reacción química muy placentera.

En la época de la “chica más bella del mundo” conocí a Mayte García, su primera esposa. Una mujer muy latina en todas sus acepciones. Cariñosa, alegre y muy conversadora. La última vez que la vi fue Marbella . Iba del brazo de Tommy Lee. Ambos se acaban de divorciar. Mayte de Prince y Tommy de Pamela Andersson. Me dijo que Prince le había dado la casa en Marbella como reparto de la separación. Me contó como sucedió: “Chico, Prince se volvió loco cuando se nos murió a los pocos días de nacer, Gregory, el niño que tanto deseábamos tener. Ninguno de los dos pudimos superar el trauma. Bueno, ya sabes que siempre ha sido muy raro”.

prince-1acce88c-bc7d-4c7b-870b-77f88648a27b

Prince se volvió a divorciar de su segunda esposa, Manuela Testolini , una empleada de Paisley Park. Quizá por eso dejó Minneapolis y se instaló en una mansión en las colinas de Hollywood . Fue en Las Vegas donde se hizo poco después testigo de Jehová y renunció a las drogas.

Sé por un promotor que hace un año quiso salir con Penelope Cruz. Aunque más descolocado me dejó Jon Bon Jovi cuando me contó que la noche en que conoció a Prince, este estuvo demasiado cariñoso, demasiado tocón y que le sorprendió su excesiva familiaridad. Y me dejó una perla: ”Pregúntale a Elton John”. Por supuesto, nunca le he preguntado al pianista por Prince. Nunca quise confundir la intimidad emocional con la sexual. Aunque tampoco creo que Prince fuera caperucita roja.

Un año ya parece demasiado sin PRINCE