El fatuo payaso de James Corden no logró que la estrella Julia Roberts hiciera su karaoke tan particular.