No todo el mundo encumbra la labor de Margaret Thatcher , que no creyó nunca o casi nunca en los jóvenes. por eso, corre en la red la suplica de que esta canción de El mago de Oz vuelva a las listas de éxito.