Ha muerto a los 58 años Judy Blame.  Quizá uno de los más asombrosos creadores de la moda en los años ochenta. Desde el comienzo del punk , a finales de los setenta, a la belleza de los “new romantics”.

Quizá también uno de los artistas responsables de hacer del punk algo más que una moda. Blame fue un hombre que abanderó el famoso do it yourself y lo convirtió en una forma de declarar la ausencia de oportunidades, la desigualdad económica y la necesidad de las personas a través del diseño y creación de piezas hechas con “basura”.

Chris Barnes, su verdadero nombre,  nació en Surrey en 1958. Durante la década de los 80, Blame se convirtió en un reconocido diseñador gracias a su trabajo estético nacido del punk y sus propuestas que ayudaron a definir el lenguaje visual de la década de los 80 en adelante.

Blame diseñada sus joyas con materiales que recogía  incluso en las orillas del río Támesis o en cualquier lado cerca de donde vivía, al sur de Inglaterra. Utilizaba cadenas tiradas, huesos y todo lo que se encontrara en su camino.

Su frase o sentencia:

“Cuando no tengamos  dinero, deberíamos usar nuestra imaginación. Casi siempre solía ir al río Támesis a buscar entre la basura”.

Sus diseños también presentaron ciertas características de la escena  “new romantic” que presentaba una moda excéntrica. Algunos artistas que inspiraron esta corriente fue el mismo Judy Blame, David Bowie o Roxy Music, con Bryan Ferry en la cabeza. Boy George fue uno de los músicos que más siguieron  esta moda y, justo, con  los diseños de Blame.

Blame era dueño del club nocturno, Cha-Cha, que era frecuentado por otras bandas importantes de la época como Duran Duran, Spandau Ballet, The Transmitters o el artista Leigh Bowery.

Al encontrarse en medio del mundo creativo de la música, se pudo acercar aún más a la escena para trabajar de forma individual con artistas como Björk, Nene Cherry, Kylie Minogue o el mismo Boy George, quienes utilizaron en diversas ocasiones sus diseños.