Todos tenemos fijaciones. Una de las tantas que padezco, tiene como protagonista el coleccionismo de todos los discos de John Barry, tanto  de bandas sonoras, como discos personales. No exagero si digo que tengo más de doscientos, entre y CDS.

El disco  de la banda sonora que John Barry hizo para el documental de Elizabeth Taylor en Londres, en 1963, lo tengo en tres versiones diferentes.

En esta banda sonora maravillosa -Barry estaba en su mejor época- se encuentra como primer tema, el maravilloso ‘Elizabeth', en homenaje a la diva, de la que Barry se declaraba un devoto seguidor de su belleza. El tema es maravilloso.

Se trata, por tanto, de nuestro pequeño homenaje a dos personas que nos acaban de abandonar. Primero John y, luego, Liz.

En esa época, la Taylor acaba de terminar la polémica Cleopatra, estaba en pleno “amour fou” con Richard Burton y batió el record económico por cobrar como protagonista de un documental para la CBS, la bonita cifra de un cuarto de millón de dólares.

Un record. Por Cleopatra había hecho otro record: un millón de dólares.

Liz Taylor, en ese documental que también compró la BBC, sólo se paseaba por los lugares emblemáticos de una ciudad a la que ella quería mucho. No se olvide nunca que era inglesa.

Abajo, ‘English Garden', un temazo de la banda sonora de Barry.