Otro interesante tema del cuarto álbum de Jake Bugg, al que quisieron compararle con el nuevo Dylan inglés