joss_stone_beauty-1280x800

La cantante inglesa ha dicho que “compadece” a los dos hombres que fueron declarados culpables de haber ideado un plan para asesinarla.

La buenaza de Joss se pregunta si su música ha sido la culpable de motivar a Junior Bradshaw y Kevin Liverpool de intentar robarla, herirla e incluso matarla en su casa de Devon en 2011. Ambos delincuentes fueron declarados culpables a principios de 2013 de los cargos que les habían sido imputados, tras haberles sido requisadas diversas armas (incluyendo una espada samurái).

“Hay una gran parte de mí que lo siente por ellos y por sus madres. He estado pensando que lleva a hacer algo tan horrible como esto. He pensado en sus madres, en cómo deben sentirse. Alguien se acerca a su puerta y les dice: “Su hijo ha tratado de asesinar a alguien”. Quisiera preguntarles la razón, el por qué. ¿Fue porque canté alguna canción que odiaban?”.

Al parecer el coeficiente mental de uno de ellos, Brandshaw, es muy bajo (65 IQ) lo cual no significa que no fuera consciente del crimen que intentaba cometer. El acusado se declaró inocente, y su sentencia fue pospuesta por estudios psiquiátricos. El juez finalmente consideró que no necesitaba tratamiento hospitalario para su esquizofrenia.

El veredicto de culpabilidad de ambos fue unánime en el juzgado de Exeter. Al principio del juicio se supo, gracias a un diario que obraba en poder de los dos acusados, que también habían barajado los nombres de Beyoncé, Cheryl Cole y Craig David como posibles objetos de su crimen.