JOSS STONE, DETENIDA Y DEPORTADA DE IRÁN

La cantante de soul británica Joss Stone asegura que un trozo de su corazón se rompió después de haber sido deportada de Irán.  ¿La razón? Que Joss paraba dentro de su gira mundial en el país árabe, y las autoridades temieron que lo hiciera con la intención de actuar. Es completamente ilegal que una mujer pueda actuar allí.

Joss, que intenta actuar sin distinción en todos los países del mundo que puede, se vio obligada a irse después de que las autoridades se negasen a que la cantante ni tan siquiera estuviese allí. No se fiaban, y creían que se proponía hacer un espectáculo público. Las mujeres lo tienen totalmente prohibido.

Stone escribió en Instagram:

«Nos detuvieron y nos deportaron. Sabíamos que no podría haber un concierto público ya que soy una mujer y eso es ilegal en este país. Personalmente, no me apetece ir a una prisión iraní ni estoy tratando de cambiar la política de los países que visito, ni quiero poner en peligro a otras personas.

«Sin embargo, parece que la autoridad no creyó que no tuvieramos intención de hacer un espectáculo público, por lo que nos pusieron en una » lista negra» que descubrimos cuando nos presentamos en la oficina de inmigración. Después de largas conversaciones con las personas de inmigración más encantadoras y acogedoras, se tomó la decisión de detenernos por la noche y deportarnos por la mañana. Por supuesto me destrozaron. Tan cerca pero tan lejos, este momento rompió un pedacito de mi corazón».

View this post on Instagram

So , our very last country on the list was Iran . We were aware there couldn’t be a public concert as I am a woman and that is illegal in this country. Personally I don’t fancy going to an Iranian prison nor am I trying to change the politics of the countries I visit nor do I wish to put other people in danger. However, it seems the authority’s don’t believe we wouldn’t be playing a public show so they have popped us on what they call the ‘black list ‘ as we found out when we turned up to the immigration hall. After long discussions with the most friendly charming and welcoming immigration people the decision was made to detain us for the night and to deport us in the morning. Of course I was gutted. So close yet so far, this moment broke a little piece of my heart. Then I realised the silver lining was bright. I told them my story and explained my mission, to bring good feeling with what I have to give and show those who want to look, the positives of our globe. All with the understanding that public performance wasn’t an option in this scenario. I still have to walk forward towards that goal some way some how. And of course music is my driver. Doesn’t mean we have to brake any laws though. There is music everywhere. Even here, we just have to play by there rules and they have to believe we will. It’s a trust thing. They were so kind to us, at one point I started to question it. The question whirled around my head, were they just luring is into a false sense of security so we would walk into our jail cells quietly with out a drama? Nope , these people are genuinely nice kind people that felt bad that they couldn’t over ride the system. They didn’t speak English so well so the translator Mohamed, who clearly had a lovely soul conveyed the message that they hoped we would go to embassy to sort it all out and come back, they were refusing us entry with a heavy heart and were so sorry. After Mo had left, the officers kept telling us sorry. They said sorry all the way through this process and kept saying this till we got on the plane they were sending us away on. We were the ones that should have been apologising for not having our correct paper work. The ball

A post shared by Joss Stone (@jossstone) on

Joss Stone, inocente, encantadora – y guapísima-, trató de hacerles ver que ella no estaba allí para intentar actuar sino en una especie de misión personal de intentar llevar allí a los que lo quieran ver, los aspectos positivos del mundo occidental.

«Por supuesto la música es mi motor. Sin embargo, no significa que tengamos que violar ninguna ley. Hay música por todas partes. Incluso aquí, solo tenemos que seguir las reglas y ellos tienen que creer que lo haremos. Es una cosa de confianza».

Pero ellos no la creyeron y la echaron de su país por si las moscas. Así de fácil.

«¿Fueron tan amables con nosotros? en un momento comencé a cuestionarlo. La pregunta rondó mi cabeza ¿trajeron una falsa sensación de seguridad para que entráramos en silencio en nuestras celdas sin un drama? No, estas personas son personas realmente agradables y amables, y se sentían mal por no haber podido sobrepasar el sistema. No hablaban tan bien el inglés, por lo que el traductor Mohamed, que claramente tenía un alma encantadora, transmitió el mensaje de que esperaban que fuéramos a la embajada para resolverlo todo y regresar. Rechazaron nuestra entrada con tristeza y lo siento mucho».

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.