Josh Homme asegura que al haber trabajado con Mark Ronson han realizado el perfecto “dance-party” con Satan.