Durante la noche de ayer y también esta mañana ha recorrido el rumor en la red de que habían dado el sí a una sustanciosa oferta para volver a tocar juntos y ofrecer una gira durante el próximo año.

Pero inmediatamente ha respondido el propio , a través de Facebook, diciendo que es absolutamente mentira. Una patraña.

Además, tenía apostrofe:

“¿Sabéis por qué? Porque David Cameron es todavía el primer ministro”.

Esa guerra con el premier británico es obstinada. Morrisey le apoya, aunque quiere, está como loco, porque se produzca esa gira de los Smiths.

Morrisey dice como el personaje de El tercer Hombre, Harry Lime, que interpretaba Orson Welles:

“La muerte es una feliz muerte, pero el dinero es el dinero”.

Una reunión de los Smith sería un brutal éxito económico, muy por encima de las reuniones de Primal Scream, Spandau Ballet, etc.