Magnífico documental que he hemos visto recientemente llamado My father ante The Man in Black.

Es decir, la historia tórrida, apasionada e increíble de y Saul Holiff, que durante veinte años, en los sesenta y en los setenta, fue el manager de “el hombre de negro”.

Fueron precisamente los años de las “prisiones” y el nacimiento de un fundamentalismo cristiano de Cash , que rayaba en la paranoia.

La película , estrenada en el Festival de Toronto, está nararada y dirigida por el hijo del manager, Jonathan Holiff. La película lo cuenta todo , maravillosamente documentada con cartas, conversaciones grabadas , documentos inéditos y muchos testimonios. No es precisamente la película Walk the Line que hizo Hollywood.

No faltan las historias sobre las drogas, los divorcios y lo más increíble: Johnny Cash era un antisemita irracional, hasta el grado de la perversión, al estilo nazi.

Lo peor en el conflicto entre su manager Saul -judío canadiense- y Cash es cuando el “hombre de negro” se empeña en hacer una película sobre Jesucristo.

La película se hizo en 1971 y el film  recoge las conversaciones telefónicas entre Johnny y Saul. El manager le dice que la película es un continuo insulto a los judíos y a los musulmanes.

Johnny Cash le responde. “Eso es lo que mucha gente quiere escuchar”.

Desde ese momento, Saul dejó ser el manager del rey de la música vaquera, uno de los príncipes del “cinturón bíblico” norteamericano.