Hay que comprender la cantidad de problemas contractuales que tuvo en los 70 y toda la impotencia y amargura acumuladas a lo largo de los años. Problemas con sus compañeros de grupo , pero sobre todo con su “bestia negra” Saul Zaentz, presidente de discos Fantasy y causante de sus 10 años de silencio de 1975 a 1985.

Sin embargo, ahora declara que todo ha sido perdonado, gracias a que se siente un hombre feliz en lo personal con su mujer Julie y sus hijos. Incluso contempla la posibilidad de juntarse de nuevo con el bajista Stu Cook y el batería Doug Clifford en una nueva versión de aquellos míticos Creedence Clearwater Revival. No en vano el grupo acabó a principios de los 70 como trío tras la marcha de Tom Fogerty. Con esa formación sacaron el democrático (todos componían) “Mardi Grass”, su peor disco, e incluso llegaron a publicar un doble en directo de su gira europea. En 1995, Stu y Doug salieron los dos a la carretera como Creedence Clearwater Revisited, cosa que no le hizo mucha gracia a John.

“He perdido la rabia de aquellos tiempos. Ahora tengo una vida realmente magnífica. Con mi preciosa esposa Julie hemos construido una familia maravillosa. Si te sientes bien y estás ocupado, especialmente si estás enamorado, tu corazón se sana. No tienes que cargar un montón de peso”, ha declarado Fogerty a la revista americana Rolling Stone.

A mitad de noviembre, Fogerty va a presentar en directo los elepés de C.C.R. “Green River” y“Cosmo´s Factory”. La razón es que le apetecía repasarlos por entero porque nunca lo había hecho antes. El primero es su álbum favorito de Creedence y su canción en concreto preferida (‘Green River'), del segundo destaca que al menos contenía 5 o 6 singles y que es un álbum muy popular. Y cita a los Beatles, Stones, Jeff Beck o Clapton como artistas capaces de hacer ese tipo de disco que es como si fuera un grandes éxitos sin realmente serlo porque todas las canciones son nuevas. “En los años 70 todo el mundo era como los Yankees de 1927. Tenías que ser como ellos para tener una voz, y ser considerado parte del juego”, ha comentado.

También ha dicho que no existe paradoja alguna en tocar estos álbumes íntegros en directo, porque, a pesar de que durante muchos años Creedence fueron considerados un grupo de singles, antes – muy al principio, justo cuando empezaban- nacieron como grupo “underground” fabricante de elepés. Era 1968 y lo psicodélico estaba en todo su apogeo. Lo que pasa que en seguida hicieron ‘Proud Mary' y eso les dió una popularidad fabulosa que les hizo ser estupidamente despreciados por la “inteligencia” musical de la época. Los mismos esnobs que despreciaban a Brian Wilson y los Beach Boys por considerarlos poco “in” y demasiado burgueses americanos.

Fogerty ha expresado su intención de hacer estos discos en directo en más ocasiones y en más países. Es curioso, pero canciones como ‘Sinister Purpose' o ‘Cross-tie Walker' no las toca desde que las compuso en los sesenta, lo cual para él es un atractivo extra.

Además, el mítico “frontman” de los Creedence está muy contento con el nuevo disco en solitario que está grabando. Está en ello, pero no ha querido comentar demasiado. “Mi próximo álbum va a ser muy especial. Va a haber otros artistas conmigo. Voy a grabar con algunos de mis artistas favoritos. Va a ser muy divertido”.

En principio el disco va a ser una mezcla de nuevas canciones con alguna antigua.

Cuando le han recordado la película “The Big Lebowski” que utilizaba en su B.S.O. varias canciones de la Creedence, Fogerty no ha tenido más que buenas palabras. “Hay una escena muy buena en la que ‘El Nota' (Lebowski) va conduciendo con una cerveza en una mano y un porro en la otra. Está escuchando ‘Looking Out My Back Door' y sin querer tira el porro, que le cae entre las piernas. De pronto los pantalones le empiezan a arder. Es realmente gracioso. Acaba chocando contra un cubo de basura o una cabina de teléfonos (…)”.