Resultado de imagen de brian jones jim morrison

Como todos los 3 de julio recordamos a y , dos figuras capitales, trascendentales, del rock de los años sesenta que murieron a la misma edad, 27 años, y en condiciones aparentemente similares, sumergidos en agua, de una piscina o una bañera.

Brian Jones ha quedado para la historia como el hombre que fundó los y que los lideró en sus primeros años. También como su principal imagen, su gran reclamo estético, en el periodo 1963-67. Brian era el Stone pulcro, “Mr. Champú”, tal y como le llamaban sus propios compañeros, por el esmero con que cuidaba y aseaba su característica melena rubia.

Por supuesto, Brian fue el gran multiinstrumentista de los Rolling Stones, el hombre que podía con cualquier instrumento, en ese sentido, su McCartney si no fuera porque se quedó descolgado de las tareas compositivas de la banda, que le fueron costando el liderazgo en favor del tándem Jagger- Richards. Pero Brian dejó su impronta musical en un gran número de canciones que mejoraron con su afortunado pellizco: “Little Red Rooster”, “Under My Thumb”, “Paint It Black”, “Ruby Tuesday” y tantas otras.

Brian Jones last Rolling Stones photo session

El abuso de drogas agravó su caída como Stone. Para 1968, Brian Jones era una sombra de sí mismo, apenas ayudado por sus compañeros, que simplemente se limitaban a tolerarlo hasta que decidieron dejarlo fuera en 1969. Querían hacer una nueva gira por Estados Unidos y Brian Jones era un lastre en todos los sentidos, sus problemas con las drogas iban a hacer muy difícil que le dieran un permiso de trabajo para actuar, y para entonces Brian era un espectro, como un dibujo de sonrisa ida y estúpida.

Un 3 de julio de 1969 aparecía sumergido en la piscina de su mansión en Cotchford Farm. Extraña muerte que se piensa asesinato desde hace muchos años. Brian Jones quería relanzar su carrera, asociarse con su amigo Alexis Korner, incluso con Jimi Hendrix, quizá lo podía haber conseguido con un poco de tiempo y, desde luego, lo más lejos posible de los Rolling Stones.

Su testamento con los Stones fue su aparición fantasmagórica en el “Rock and Roll Circus”.

Jim Morrison fue un verdadero titán del rock americano. Gran cantante, gran showman que introdujo en el rock un concepto teatral complementando al simplemente musical. Su otra gran aportación fueron las letras, él quería imbuir al rock de literatura, de poesía, hacerlo caminar un paso más allá vía simbolismo, beat o Aldous Huxley (“ Of Perception and Heaven and Hell”).

Para llevar a cabo su nuevo rock no pudo contar con mejor compañía: un gran y ecléctico guitarrista, Robbie Krieger; un batería sintético y preciso, John Densmore; y el teclado, y bajo, de Ray Manzarek tan definitorio del sonido Doors. Es fácil identificar al grupo con la persona de Morrison, pero sin la compacta aportación de sus compañeros nada hubiera sido igual.

Resultado de imagen de jim morrison new orleans 1971 warehouse

Y con Morrison llegó el escándalo, quería ir más allá de lo estrictamente musical y romper todas las reglas, con el consiguiente rosario de detenciones y denuncias. Llegó a convertirse en el enemigo público número uno en Estados Unidos (más allá que los Stones en UK) en  una amenaza para el orden y las buenas costumbres. Para algunos Jim era un mago, un chamán musical interesado en otro tipo de percepciones, la anarquía o la locura, discípulo de Dionisos y Baco, el “Rey Lagarto”. Lou Reed decía que era idiota.

The Doors dejaron seis discos como seis soles. Los dos primeros un par de obras maestras de sonido oscuro e inquietante influido por el blues. Los dos siguientes supusieron un pequeño bajón, y el grupo completó su carrera tirando de raíces en “Morrison Hotel” y “L.A. Woman”, dos álbumes rocosos e inspirados. Las últimas imágenes de Jim con los Doors son haciendo en el estudio “Crawling Kingsnake” de John Lee Hooker.

Morrison reveló en una lúcida entrevista para Rolling Stone su interés por hacer algún disco de poemas, por dirigir alguna película, por la incipiente música electrónica. En alguna de esas actividades podía haber encontrado futuro. Era una personalidad inquieta y quizá el rock se le estaba quedando pequeño.

Pero todo acabó en París un 3 de julio de 1971. Aparentemente en la bañera de su casa a causa de un ataque al corazón, aunque según otra versión Jim Morrison falleció en los lavabos de un local parisino llamado precisamente Rock and Roll Circus de una sobredosis de heroína y el cuerpo fue llevado a su casa, tesis que resulta lo más creíble según los que le vieron y trataron con él los últimos días.

Hoy, Brian Jones hubiera cumplido 75 años, y Jim Morrison 73, algo inimaginable pues permanecen eternamente jóvenes en la memoria de todos los aficionados.