Jesse and Joy, este duo de hermanos mejicanos, fueron los grandes vencedores de la porquería de los Grammy latinos, con cada día más basura. La basura de la música de Jesse and Joy le hizo ganar cuatro gramofonos latinos.