Jesse Hugues de ha pedido disculpas por sus feroces críticas a las recientes protestas estudiantiles en contra de la falta de una debida regulación de las licencias de armas en Estados Unidos, la “March For Our Lives”, como consecuencia de la masacre de Parkland, donde 19 estudiante perdieron la vida.

A nadie le debe extrañar. Jesse Hugues es el gran bocazas americano. Bocazas e inconsistente porque siempre se retracta de sus palabras, siempre acaba pidiendo perdón. Pide árnica cuando las cosas se ponen feas… Lo ha vuelto a hacer de nuevo y lo volverá a hacer en el futuro. Es su forma de ser.

Hughes se erigió en el gran defensor del uso de armas. Definió las protestas estudiantiles como “patéticas y repugnantes” en una larga publicación en Instagram que luego borró.

También compartió un dibujo que comparaba la regulación de armas con un hombre al que le cortan el pene para evitar la violación. Publicación que posteriormente, por supuesto, eliminó.

Ahora dice que se malinterpretó su post, pero, aún así, pide disculpas:

“No estaba tratando de impugnar a los jóvenes de América y esa cosa hermosa que lograron. Realmente lo siento, no quise lastimar a nadie ni causar ningún daño”. 

Tras la tragedia de Bataclan, que le costó al vida a 89 personas en París en 2015,  ya habló sobre el derecho a la gente a portar armas para poder defenderse en circunstancias como aquella. Llegó incluso a afirmar que los porteros de la sala sabían de antemano lo que iba a suceder, es decir, insinuó que se trataba de un atentado de falsa bandera, desde dentro.

Como consecuencia de sus declaraciones, y a pesar de que Hughes posteriormente se retractó de las mismas (es lo que hace siempre cuando las cosas se ponen feas) varios festivales franceses cancelaron las actuaciones ya programadas de Eagles Of Death Metal. Muchos de sus fans franceses llegaron a repudiarle.

Resultado de imagen de eagles of death bataclan attack

Lo peor de todo es que los sucesivos arrepentimientos de Jesse parecen más falsos que los euros de madera. Parece que Hugues en primera instancia manifiesta sus verdaderas creencias, para más tarde recular y “apañarlo” por miedo a que puedan tener un efecto negativo o adverso en su vida personal y profesional.

¿Cuál será la próxima barbaridad de Jesse Hugues?