llegó el domingo, a su hotel madrileño, con la camiseta del Real Madrid, igual que su hijo, poco antes del inicio del partido con el Barcelona.