Jean-Michel Jarre recurrió al Tribunal Europeo de Derechos Humanos , después de que un tribunal francés dictaminara de que lo privaba de la herencia de su padre, el gran , ganador de tres premios Óscar por la  bandas sonoras de las películas “Lawrence de Arabia”, “Doctor Zhivago” y “Pasaje a la India”. Las tres del maestro David Lean.

Asegura Jean Michel:

“Mi hermana Stéfanie y yo llevamos nuestro caso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), por no respetar los derechos familiares y por violación excesiva de nuestra seguridad jurídica”

Otro gigante de la música francesa, Johnny Hallyday, también desheredó a dos de sus hijos, quienes se encuentran envueltos en una batalla muy mediatizada con su viuda, Laeticia.

En Francia, los derechos de los hijos a los bienes de sus padres están protegidos. Pero Hallyday y su esposa estaban radicados en Estados Unidos y el artista había vuelto a escribir su testamento según la ley californiana. El caso de Jarre es similar.

En septiembre de 2017, el Tribunal de Casación de Francia se pronunció a favor del deseo de Maurice Jarre, que había legado todas sus propiedades a su última esposa a través de un “fideicomiso familiar”, una estructura legal válida bajo la ley californiana.

Pero Jean Michel, siempre con el dinero por delante, detalla a sus 69 años:

El derecho a heredar no solo tiene que ver con el dinero, tiene ramificaciones en áreas más importantes como la protección de los vínculos familiares, y para los creativos, los derechos morales de los artistas. Prohibir el acceso, si uno desea, a una foto o a una posesión personal del padre o la madre de uno, eso es lo que es duro”

Maurice Jarre falleció en Los Ángeles en 2009 a los 84 años, compuso más de 160 partituras cinematográficas para grandes directores de cine, como John Frankenheimer, Alfred Hitchcock, John Huston o Luchino Visconti.

Maurice abandonó a sus hijos de su primera mujer, cuando estos eran muy pequeños. Muchas veces Jean Michel Jarre me contaba que no quería saber nada de su padre, que lo había abandonado demasiado pronto y que sólo existía su propia madrer.

Antes de morir, lo cierto, es que Maurice y Jean Michel, padre e hijo tuvieron una reconciliación. 

Hay algo seguro, a pesar de que Maurice era un increíble músico, Jean Michel jamás le tuvo envidia. 

Maurice Jarre contaba que su vocación surgió al escuchar de niño una grabación de la Segunda Rapsodia Húngara de Liszt por Léopold Stokowski, una obra que le dejó fascinado. Por ejemplo , “Lawrence de Arabia” o “Doctor Zhivago” tienen mucho que ver con este enorme pasaje.